#UnaPapaCaliente 0.1

El pasado 21 de junio nos reunimos no sé cuántos, puede que más de 30, en el Andén Sin Límite. Pudimos guisar algunas papitas negras con una cocina parabólica, y saborearlas con mojos que no sé quién trajo pero si sé que estaban riquísimos.

Estaba montada, y vimos de lejos, la parabólica de la foto.

Con ayuda de más infancia que adultos, medio construímos una cocina fonil a partir de 2 metros cuadrados de cartón.

De resto: no hubo sol suficiente; los calderos no eran oscuros; no había sombra; el sitio estaba lejos de electricidad, juguetes y baños; y no hubo ceremonia ni relojes ni video ni emociones compartidas. Por no funcionar, ni funcionó mi cocina cohete con USB.

La siguiente, no sé cuándo, será bastante mejor.